domingo, 27 de octubre de 2013

¡Viva la revolución!

Desde hace un par de semanas he revivido en mi clase de historia, las acciones y procesos que dieron causa a la Revolución Francesa. Me generó gran interés, sobretodo cuando hice una ligera comparación entre Francia del siglo XVII y el México actual, compartiendo muchas similitudes en el aspecto Social, Económico, Político y Religioso.

Actualmente, mi país sufre , y parece estar en una agonía  eterna. 

¿Será hora de que llegue a México una "verdadera revolución"? 

¿Hay que derramar más sangre para alcanzar el sistema "utópico" de la actual Francia?

Son preguntas que me hago todos los días. 

Hoy solo dejaré algunas frases de alguno que otro francés del siglo XVII, algunos ricos, otros no. No sé lo que ocurra con México en un futuro, pero lo que si sé, es que esta por cambiar. 

De camino a la guillotina:
-"Muero inocente de todos los crímenes aducidos en mi contra; perdono a quienes han ocasionado mi muerte, y pido a Dios que la sangre que van a derramar no vuelva a visitar a Francia jamás" (Luis XVI) 

Reino del Terror:
-"Hileras completas de casas, siempre las más bellas, quemadas. Las iglesias, conventos y todas las viviendas de los antiguos aristócratas estaban en ruinas. Cuando llegué a la guillotina, la sangre de los que habían sido ejecutados horas antes aún corría por la calle...
Le dije a un grupo de sans-culottes que sería decente limpiar toda esa sangre humana. ¿Por qué había de hacerlo?, me pregunto uno de ellos. Era la sangre de aristócratas y rebeldes. Los perros debían lamerla."

-El joven rebelde:
"Nací en un volcán, viví en en medio de su erupción. Seré quemado por su lava." (Marc-Antoine Jullien)

"Mi vida es oscura y terrible historia, pero conmovedora y educativa para la juventud inexperta." (Marc-Antoine Jullien)

"Me voy, no quiero volver a ver París jamás, quiero vacas y leche. Tengo veintiún años, y espero que el amanecer de mi vida no vuelva a verse empañado por imágenes oscuras." (Marc-Antoine Jullien)



lunes, 14 de octubre de 2013

Una semana difícil...

Solía hablar con el tiempo de aquel instante en el que te conocí, le contaba sobre ti y cuanto te extrañaba.
Su respuesta fue abrumadora, pues me dijo que no hacía lo correcto.

Al pensar en ti, siempre me construía sueños e ilusiones sin sustento alguno, historias dignas de ser plasmadas en una  representación teatral, con mucha tragicomedia.

También me dió un consejo, debía aprender a querer tus recuerdos, atesorarlos en mi corazón y si es necesario, utilizarlos para hacer siempre el bien.

-Debes de ser fuerte y quererte a ti mismo. Susurro a mi oído poco antes de marcharse.

A partir de este hecho, comprendí que nunca hubo nosotros, siempre estuve tratando de complacerte a como diera lugar. Poco a poco, uno se va dando cuenta de la realidad, los sueños se caen a pedazos, las ilusiones explotan e incendian los sentimientos, a tal grado que necesitas arrancartelos para no salir afectado. No me duele, pero definitivamente no es placentero.

Hice lo que pude, perdón si nunca cumplí tus expectativas, discúlpame si alguna vez te dije "Te amo." Tal vez fue muy brusco, tal vez fue muy simple, pero siempre fue sincero...
 

viernes, 19 de julio de 2013

Mi nueva obsesión...

Cuando era muy pequeño, en la casa de enfrente a mi hogar, vivía una niña muy peculiar.

La verdad es que no la recuerdo muy bien, esto lo sé, gracias a que por azares del destino me volví a topar con la misma niña; ahora mucho más crecidita (por no decir preciosa).

Me contó algunas cosas de cuando era niña y vivía enfrente a mi casa, podía sentir cierta felicidad en sus palabras. Sin embargo, también un poco de nostalgia y tristeza rodeaba las historias, tal vez por su extraña personalidad. 

Lo que les relato es de hace aproximadamente un año, cuando entró al mismo colegio que yo, cabe decir que no es una chica muy lista o aplicada en cuanto al estudio se trata, pero es muy inteligente, ni como discutirlo.

En los últimos días he estado hablando un poco más con ella, sobre películas, series y otros afines en común. Pero de lo que más sorprendido estoy es de algo que me mostró, una parte de ella, su lado macabro.

¿Alguna vez se han enamorado de una sola parte de alguien? 
¿De un solo aspecto de la persona?

En esta ocasión, me obsesione con una sola parte de ella, la que yo siento que es más realista, la oscura.
Aún así, no rechazo las demás partes de su personalidad y en cierto punto me parecen graciosas, pero con ellas no tengo ninguna cosa en común. 

Le propuse un trato, en el cual yo le enseñaría cosas que fomentarían el desarrollo a esa parte de la personalidad, que tanto me encantaba. A cambio, yo solo pedía dos cosas: Atención e interés. Ella claramente acepto y se mostró emocionada con la idea.

Poco a poco iba planeando mi siguiente paso, cautelosamente, como si de una presa se tratara, enmascarandome en detallitos y Cáritas que dispones en cualquier chat.

Todo iba muy bien, hasta que un día le propuse que saliéramos, la verdad estaba muy nervioso. Ella acepto, sin ninguna excusa, fijamos fecha del evento y sólo quedo esperar. 

El día llegó, tenía mucha ansiedad y sentía muchas cosas en la boca del estómago:

-¿Qué me sucede? ¿Así es como se siente? ¿¡Me estoy enamorando!? Me pregunte a mi mismo una y otra vez. 

No sabía que hacer, tenía mucho miedo, no sabía que iba a pasar, se notaba que estaba muy nervioso, así que opte por leer un poco. 

Ella ha sufrido mucho últimamente, no le ha ido nada bien en sus relaciones amorosas. La he querido ayudar en miles de ocasiones, pero no ha sido suficiente.

Después de esperar un rato en el lugar citado y de no saber nada de ella, tome el teléfono y marque su número celular. Mientras ocurría esto, pensaba que le diría: ¿Un hola, tal vez? ¿O mejor un Que tal? El simple hecho de saludarla, me causaba escalofríos.

Después de intentar unas dos veces, por fin entró la llamada y escuche su voz, diciéndome :

-Si, bueno. ¿Eddie?

¡Se los juro! ¡Nunca había sentido tan bonito que alguien dijera mi nombre! Y con voz titubeante respondí:

-¡Hey, Minina! Que tal...

Sentí que fue eterna mi respuesta, pero efectiva.

Pero como en todo cuento de terror, la desgracia había comenzado:

-Lo siento mucho, pero hoy no podremos vernos...

Me sorprendí mucho, mi mente se puso en blanco durante unos instantes, no sabía que decir o hacer. Finalmente pude pronunciar lo siguiente:

-Esta bien Minina, no te preocupes, ya será para otra ocasión...

Ella arremetió con un "Lo siento" de nuevo, a lo que ya no hubo respuesta de mi parte.

No he hablado con ella directamente de nuevo, pero he bromeado acerca de tener una tarántula y un gato juntos, Lucy y Salem, no se que nos tenga preparado el futuro.

¡Por hoy solo puedo decir, que es mi nueva obsesión!